martes, 9 de febrero de 2016

Thomas Ligotti




Nadie necesita que le explique qué es lo extraño. Es algo que se revela en los primeros años de la vida de toda persona.

***

Hablando en plata, no podemos vivir sino como ilusos que debemos mentirnos a nosotros mismos sobre nosotros mismos y sobre nuestra situación insalvable en este mundo.

***

Mal que les pese a los pesimistas, nuestros ancestros primitivos no podían entender que la suya no era una época para producir niños.

***

"Gente normal", una confederación de seres honorables que mantienen de común acuerdo la conspiración en marcha.

***

La humanidad siempre tendrá sus razones para reprimirse, engañarse y ser irreal.

***

No pensamos ni por un segundo que ser humano puede significar algo muy extraño y horrible, algo completamente siniestro.

***

Y lo peor de todo lo que podemos saber - peor que saber que descendemos de una masa de microorganismos - es que no somos alguien sino nadie, no personas sino marionetas.

***

La naturaleza nos produjo, o al menos subvencionó nuestra evolución. Se coló ilegalmente en un desierto inorgánico y montó un negocio. Lo que salió de ahí fue un asilo de pobres global con trabajo forzoso donde nada descansa nunca, donde la generación y el descarte de la vida ocurren innecesariamente. Así pues, ¿en virtud de qué tiene derecho a ser absuelta de su pecado original, un delito capital a la inversa, del mismo modo que la reproducción le hace a uno cómplice necesario de la muerte de una persona?

***

La muerte no sería tan mala si pudiéramos desaparecer simplemente en ella sin ningún preliminar fastidioso.

***

¿Por qué criar otra generación destinada a incorporarse a la cinta de correr evolutiva?

***

Estamos solos en nuestras mentes con la atmósfera de un mundo sobrenatural y su horror. Somos al mismo tiempo sus creadores y lo que ha creado: cosas siniestras que no tienen nada que ver con el resto de la creación.

***

Si desapareciéramos mañana, ningún organismo de este planeta nos echaría de menos. Nada en la naturaleza nos necesita.

***

Eso que convierte nuestro mundo en una pesadilla se había revelado por un momento y se había retirado otra vez entre los bastidores de la vida.

***



2 comentarios:

RECOMENZAR dijo...

mucha intensidad de palabras forman tu hermos blog
saludos desde el sol de Miami

Ame dijo...

Me parece que ya te había visitado, como ya te han dicho, hay mucha intensidad, eso es lo que me hace recordar tu sitio.
Un abrazo