martes, 4 de agosto de 2009

Friedrich Nietzsche



Es preciso llevar dentro de uno mismo un caos para poner en el firmamento una estrella.

No sé hacia qué lado volverme, soy todo lo que no puede hallar salida.

Muy superficiales tenemos que ser para no volver a casa con remordimientos de conciencia tras haber estado con gente ordinaria.

Yo amo a quienes no saben vivir de otro modo que hundiéndose en el ocaso. Pues ellos son los que pasan al otro lado.

La más laboriosa de todas las épocas, la nuestra, no sabe hacer otra cosa con su trabajo y su dinero que generar siempre más trabajo y más dinero.

Hablar mucho de sí mismo es también un medio de ocultarse.

Poco valioso es lo que necesita ser probado.

La sencillez y naturalidad son el supremo y último fin de la cultura.

La tarea de la filosofía es hacer daño a la necedad.

Los turistas.- Estúpidos y sudorosos, suben la montaña como animales; alguien se olvidó de decirles que por el camino hay buenas vistas.

Para ver entera una cosa es preciso que la persona tenga dos ojos, uno de amor y otro de odio.

Del país de los antropófagos.- En la soledad, el solitario se devora a sí mismo; en la muchedumbre lo devoran los muchos. Elige, pues.

La esperanza es el peor de los males, pues prolonga el tormento del hombre.

El pesimismo moderno es expresión de la inutilidad del mundo moderno, no del mundo y de la existencia.

Quien ve mal, siempre ve algo de menos, quien oye mal, siempre oye algo de más.

No nos gustamos a nosotros mismos, no nos queremos, somos un fin de raza...

Friedrich Nietzsche

6 comentarios:

Elvira dijo...

Muy interesante. La primera frase me encanta, la cité yo también en una entrada. Respecto a la esperanza, Nietzsche también dijo:

"La esperanza es un estimulante vital muy superior a la suerte."

Y es que yo creo que hay dos clases de esperanza: una que es como una confianza en que de alguna manera saldremos adelante, y ésa es muy sana. Y otra que está muy ligada a expectativas concretas, y como la vida se empeña en hacer planes diferentes de los nuestros, nos acabamos desesperando más. Así pues, puedo estar de acuerdo con las dos frases de Nietzsche, si matizo a qué tipo de esperanza se refiere.

"La tarea de la filosofía es hacer daño a la necedad." ¡Qué buena! Y la de los turistas, genial!!

"Poco valioso es lo que necesita ser probado." Ésta me recuerda mucho a una cita de Alfred Tennyson:

"For nothing worthy proving can be proven,
Nor yet disproven: wherefore thou be wise,
Cleave ever to the sunnier side of doubt,
And cling to Faith beyond the forms of Faith...." (The Ancient Sage)

Eso de agarrarse al lado más soleado de la duda... me gusta mucho la idea.

Gracias, querido Francisco, y un fuerte abrazo soleado (a pesar de estar en tu blog de la noche)

Luis dijo...

Me quedo en especial con aquello de que hablar mucho de si mismo es una forma de ocultarse, practico en una sociedad cada vez más autoreferente.
Un abrazo
unaimagenpalabrasmil.blogspot.com

poetadesterrado dijo...

El mejor entre los mejores.

La abuela frescotona dijo...

estoy casi en el ocaso ,expectante de lo que vendra, si acaso algo o alguien llega.

HLO dijo...

Vaya, una selección muy buena de Chamfort. A mí me encantan los aforismos (incluso si son de otros).

Saludos

Juan Carlos Barona dijo...

Qué blog estupendo lleno de sabiduría, te doy las gracias. He llegado a él a través de la foto de Sartre y pienso leerlo entero, aprovechando que es breve. Comentarte que en el espacio de Nietzsche hay un par de errores gramaticales que te han pasado desapercibidos, quizá si encuentras el momento quieras corregirlos: “Vuenas vistas” y en la “soleda”
Disculpa si te resulto entrometido o estúpido, tendrías derecho a pensarlo y de nuevo gracias por colgar tanto bueno aquí.