lunes, 5 de mayo de 2014

Chuck Palahniuk


Solo interesamos como consumidores. Somos parte de un gran pastel que se reparten las grandes empresas.

Si no entiendes algo, puedes hacer que signifique cualquier cosa.

Uno se puede suicidar de mil formas distintas sin morirse de verdad.

El hecho de que nos pasamos la vida intentando expresarnos bien pero no tenemos nada que decir.

Hoy día, hasta la mejor zona de cualquier ciudad no es más que una suite de lujo en el infierno. Al otro lado de tu puerta todavía tienes que compartir las mismas calles abarrotadas de tráfico. Tú y los drogadictos sin hogar seguís respirando el mismo aire apestoso y tenéis que oír a los mismos helicópteros de la policía persiguiendo criminales todas las noches. Las estrellas y la luna eclipsadas por las luces de un millón de depósitos de coches usados. Todo el mundo se apretuja en las mismas aceras llenas de basura tirada y ve el mismo amanecer empañado y rojo a través de la polución. Los ricos no les gusta tolerar mucho. El dinero te da permiso para alejarte de todo lo que no es bonito y perfecto. Y ya no soportas nada que no sea maravilloso. Te pasas la vida alejándote, esquivando, huyendo. (...) El problema es que se nos están acabando los sitios para escondernos.

Vosotros con vuestros coches veloces atrapados en atascos, vuestra comida deliciosa que os pone gordos, vuestras casas tan grandes que siempre os sentís solos.

... nuestro instinto natural nos lleva a escondernos. Tal vez emigramos, por razones climáticas o siguiendo a algún otro animal, pero sabemos que hace falta un territorio para vivir y nuestro instinto es reclamar lo nuestro.

Estás condenado a ser tú.

Todo en sí mismo es nada.

Una generación gana el dinero. La siguiente lo protege. Y a la tercera se le acaba. La gente siempre olvida lo que cuesta crear una fortuna familiar.

Trabajo infantil en las minas o los molinos. Esclavitud. Drogas. Estafas bursátiles. Echar a perder la naturaleza con talas sin replantar, con la polución, con cosechas hasta la extinción. Monopolios. Enfermedades. Guerras. Todas las fortunas tienen un origen desagradable.

La meta no es vivir para siempre, la meta es crear algo que viva para siempre.

Lo que no te enseña en la facultad de bellas artes. El hecho de que uno siempre está atrapado.

De que uno vive dentro de su cabeza y solamente ve lo que quiere. De que solamente ve las sombras y se inventa un significado para ellas.

Chuck Palahniuk, Diario (una novela)

4 comentarios:

Tesa Medina dijo...

Quizá después de todo, lo mejor es vivir en nuestra cabeza y salir cuando nos apetece para ver lo que queremos ver.

Trato de no entrar en la rueda, de esquivar el lazo que me tiende una y otra vez como si fuera un ternero al que hay que marcar, controlar y sacarle beneficio.

Ya lo sabes, Paco, hay otros mundos pero están en éste, y me muevo mejor por "The Twilight Zone" Ahí todavía queda espacio para escribir tu propio guión.

Un beso,

ohma dijo...

Muy buenas reflexiones sobre una sociedad sin valores auténticos. Sobre una gente que es incapaz de observarse al espejo cinco minutos porque ellos mismos se detestan, tienen que hacerlo, tienen que detestarse o estamos perdidos.
Bicos.

RECOMENZAR dijo...

wow
me has dejado pensando.Sera porque sueño mientras vivo en Miami que no lo veo y si lo veo sonrío haciendo prosa de eso?
Muy buen texto
me has dejado pensando mil besos

Alicia Alina dijo...

Los proyectos llegan a ser grandes gracias a personas que una vez, como tú, se pararon a leer esto.
No quiero hacer spam, no quiero molestarte, no quiero que te enfades. Simplemente, si esto no te interesa, elimínalo de tu blog u obvialo.

La cosa es que he empezado un gran proyecto, innovador, referente al mundo de las letras, con el que pretendo moverme e ir un paso más allá. Si le das una oportunidad solo tienes que curiosear por aquí: https://www.youtube.com/channel/UChgeXds_faskX1CX9o7Gl9g
Y si te gusta lo que ves, compártelo con tus amigos, con gente a la crees pueda interesarle, o simplemente dímelo mediante un comentario que agradeceré de corazón.

Muchas gracias por tu paciencia y tu atención,
Alicia.