miércoles, 16 de septiembre de 2009

Prostitutas



El debate sobre la prostitución debería sacar los colores a más de uno. Existían y existirán putas y puteros desde Pompeya hasta el futuro de Star Trek. Pero ahora han bastado unas fotos para que la sociedad se dirija a los alcaldes y les diga que no quiere verlo.

Lo curioso del caso es que ese súbito escándalo ha estado engrasado por la prensa, en algunos casos una prensa que aboga por la expulsión de las prostitutas y que una vez más estigmatizada a uno de los barrios más familiares de Barcelona como es el Raval. Tras las páginas editoriales contra la prostitución llegan las páginas de anuncios breves allí, en todo su esplendor, se encuentra el gran muestrario de todo tipo de señoras dispuestas a cualquier cosa previo pago. La prostitución es antiestética, por eso se la manda fuera de las murallas de papel. Pero si la misma prostituta a la que se ha fotografiado se aviene a pagarse su anuncio, entonces bienvenida sea.

Vivimos en un mundo de las paradojas. Un mundo en el que los gobernantes católicos llenan sus casas de señoritas y en el que la opinión pública es tan falsa como el amor de pago.

7 comentarios:

La abuela frescotona dijo...

una puta es la fantasia escondida de los hombres por tenerla y de las mujeres por poder hacer lo que ellas... , a escondidas,o sea estan recordandonos ,de algun modo nuestras propias frustraciones. vi el escandalo por tve.- me huele a ostias e incienso. un abrazo

mi nombre es alma dijo...

Aún hay quien cree que no existe lo que no se ve.

Un abrazo

Te traigo de regalo un relato de Raúl al que puse imágenes y voz, pincha enla esencia

Elvira dijo...

Lo importante es que ya que es un fenómeno real que existe y seguirá existiendo, que haya buenas condiciones sanitarias, y me gustaría que NADIE ejerciera la prostitución obligada por chulos o mafiosos. Que sólo la ejerzan libremente y en condiciones. Pero aún así, me sigue dando pena.

Por otra parte comprendo que a los que viven en una zona no les haga gracia que su calle esté llena de prostitutas. No es fácil el tema, no.

Un abrazo

Susy dijo...

Hablando con un amigo sobre lo mismo no podíamos menos que pensar que los "bien pensantes" ya no saben qué inventar para poner cadenas al mar y puertas al campo.

Un saludo.

Dana Andrews dijo...

Sí señor el amor de pago es amor falso al que aspiran los que no distinguen las estrellas de las luces de neón (según Sabina). De cualquier modo siempre existirá como existe la mentira y la sociedad siempre seguirá siendo muy falsa.

Vivian dijo...

Siempre he sido defensora de la legalización de la prostitución, por el bien de ellas y porque egoístamente es una economía sumergida que mueve montones de millones, que es precisamente por lo que no se legaliza, que mandan los que manejan el dinero, no los políticos.
Hay una cuestión que planteo cuando se criminaliza la prostitución, vemos como admirable a quien comercia con su inteligencia, la usa para desempeñar un trabajo que se remunera, pero si se comercia con el cuerpo ponemos el grito en el cielo, las religiones y el papel de la mujer en ellas tiene mucho que ver.
Yo no podría ser puta, por una cuestión de estómago, follar con alguien que no me atrae me provoca un asco y repelús insuperable para mí, en caso de necesidad optaría por la opción limpiar escaleras, cuidar personas mayores u otras posibilidades... Pero respeto a las mujeres que eligen esta opción, siempre como opción elegida, no impuesta, no le hacen daño a nadie y hay pobres desgraciaos cuya única opción es pagar, también están los que les da morbo, y tampoco veo nada malo en eso…

Pensé que tenías este blog cerrado, cuando lo descubrí hacía mucho que no publicabas, me alegra ver que sigue vivo, por cierto, me encanta la estética del blog.

Un abrazo

Herman dijo...

Acabo de encontrar este otro blog tuyo. Qué alegría. Podría uno quedarse horas rumiando cada frase de estos sabios. Lo incluyo raudo entre mis bitácoras favoritas. Siempre con tu permiso, claro está. Y gracias por tu amable comentario en mi blog azul.