lunes, 14 de abril de 2008

Gustave Flaubert



Me sube mierda a la boca... me gustaría hacer con ella una pasta con la que embadurnaría el siglo XIX.

¿Es acaso vivir el ver nuestro pasado como agua evacuada en el mar, el presente, como una jaula, el futuro, como un sudario?

Te crees grande porque trabajas sin descanso, pero ese trabajo es una prueba de tu debilidad. Pues estabas condenado a aprender todas esas cosas inútiles al precio de tus sudores; eras esclavo antes y desgraciado antes de morir.

El hombre, con su talento y su arte, no es más que un mísero mono imitando a algo más elevado.

¿Pueden decir todo lo que han sentido durante un solo día? ¡Pobre debilidad humana!, con tus palabras, tus lenguas, tus sonidos, hablas y balbuceas; defines a Dios, el cielo y la tierra, la química y la filosofía, y no puedes expresar, con tu lengua, toda la alegría que te causa una mujer desnuda...¡o un bizcocho!


Gustave Flaubert, Memorias de un loco.

6 comentarios:

Blanca Vázquez dijo...

Me ha encantado este pasaje. Me ha abierto el apetito ante estas memorias, yo que no soy de muchas memorias. Pero sí, puede que el próximo sea este. El comienzo se adapta a cualquier siglo, mismamente el XX, o el XXI? veremos, empezar ha empezado bastante mal.

Srta. Pelo dijo...

Genial.

Alicia dijo...

Cuidado con la Tristeza, es un vicio.
Flaubert

s a n d r a dijo...

Vaig començar a interessar-me per la lectura a l'adolescència amb títols sòrdids (tret de Jack London i autors similars)tipus Lovekraft, Juan José Benitez, Charles Fort, doncs a casa disposàvem d'una biblioteca envejable, però no de consell (suposo que les meves eleccions ja volien dir alguna cosa).
Quan vaig agafar el primer clàssic: Madame Bovary, va suposar tota una revolució per mi, i vaig seguir, es clar, injectant-me els Romantics. Així doncs no podré mai donar una opinió no contaminada per la meva admiració. Quina llàstima no saber prou francès per llegir-lo original!

Gràcies, un cop més, per mostrar el que et sembla.

eva luciérnagas y zarzamora dijo...

Gracias por el comentario,Machuca. Y tienes razôn, visionario desde tu sillôn, sin moverte, como Lezama o Kafka, como todo lo que leo de ti. Parîs ya no es la fiesta que era, y ese ensayo de Hemingway y aquellas generaciones perdidas, era lo que intentaba decir en el relato. La Closerie, los pintores locos y la escritura,Breton,(expo en la que conocî al loco de mi ex en Beaubourg cuando llegué) Eluard y la libertad, Toulouse en Montmartre, la homosexualidad que el sida se llevô en los 90 enterrando a tantos amigos, Cata, Sarduy... (a Almendros y Arenas,en homenajes en el Père Lachaise). Parîs es la ciudad que se regenera, nada està en su sitio nunca, todo se mueve, desubicàndote como para que pierdas pie en una "bohème" efîmera e inexistente, hoy dîa desprovista de "nouvelles vagues" y de locura visionaria.
Las cacas de paloma y de perro la han invadido,las interminables huelgas por todo y por nada, los atascos en todos los sentidos de la palabra.
Pero, lo curioso es que a pesar de todo,es encantadoramente bella, y cada dîa, te besa en la boca, y te mueve el cuerpo como para que le perdones todo el destrozo que hicieron con ella,esperando despertarse del letargo en que la tienen.
"Si ese avión despega y no estás con él/ "ella"( en este caso) lo lamentarás, tal vez no ahora, tal vez ni hoy ni mañana, pero más tarde, toda la vida. Siempre nos quedará París. ..." La verdad, es que en mi caso, hubiera lamentado toda la vida, no coger (no el aviôn) sino el mîsero autobûs con olor a bocata de chorizo nocturno y a colonia matinal, que me trajo hasta aquî.
Ya vuelvo por aquî mismo para hablar contigo de Flaubert y de la Educaciôn sentimental que recibiera una tal Emma.

Te beso.

P.S. Cuando quieras pasarte por aquî, avisa. Pero te prevengo, ahora el café està en unos 3 a 4 euros...

Anónimo dijo...

potrebo, da preverijo:)